Los niños comienzan a desarrollar su sentido del YO desde que son bebés. Cuando se ven a sí mismo a través de los ojos de sus padres.

De esta forma, asimilan el tono de voz, el lenguaje corporal, las palabras y las acciones de sus figuras de referencia.

 

Ten en cuenta:

    • Elogiar los logros para hacer sentir a los niños orgullosos de sí mismos.
    • Permitir que hagan cosas por sí solos. Los hará sentir que son capaces.
    • Evitar los comentarios denigrantes y las comparaciones negativas.
    • Reconocer las buenas acciones de los ni los y no solamente cuando desapruebas su comportamiento.
    • Poner reglas y advertir de las consecuencias (por ejemplo retirar un privilegio) que tiene no cumplirlas. Hay que ser consistente con los límites.
    • Programar tiempo para pensar con los hijos, siendo ellos quienes ayudan a decidir cómo pasar ese tiempo.
    • Razonar con ellos permite que entiendan y aprendan sin emitir juicios. Negociar y ofrecer alternativas es vital para fomentar la toma de decisiones y motivación.
    • Ser flexible y estar dispuesto a adaptar el estilo de crianza.
    • Mostrar amor incondicional, aunque se espere una actitud mejor la próxima vez.
    • Tomar consciencia de las necesidades y limitaciones propias como padre para poder aprender de ello.

 

Si necesitas ayuda con tu hijo, no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesionales a través de nuestra página web, tranquillum.es