Recuerda que: Sanar no es olvidar.

Sanar es reconocer, aceptar y transformar aquello que te ha lastimado.