Es importante entender, que la depresión va más allá de un simple estado de tristeza o apatía.

La depresión es un problema psicológico que genera mucho sufrimiento en personas de todas las edades. Entre sus síntomas más comunes encontramos el estado de ánimo bajo o irritable, la alteración del sueño y apetito, el cansancio y la falta de energía, y los sentimientos de inutilidad y desesperanza.

Los síntomas en la depresión se retroalimentan entre sí, y es por este motivo por lo que resulta difícil salir del estado depresivo.

Esta retroalimentación, se conoce como el ciclo de la depresión. En su curso, los pensamientos que solemos encontrar giran en torno a una visión negativa de uno mismo y el mundo que nos rodea. Estos pensamientos influyen en nuestro estado de ánimo, haciendo que nos sintamos tristes y apáticos, lo que a su vez influye en la predisposición que tenemos a participar en diferentes actividades.

El problema añadido es que, al dejar de hacer aquello con lo que nos sentimos bien, dejamos de recibir la satisfacción que antes nos producían aquellas actividades. Así, se fomenta de nuevo un mayor deterioro de nuestro estado de ánimo, sintiéndonos todavía más tristes y deprimidos.

La buena noticia es que hay salida. Aunque no sea fácil ni delegable, existe salida.

Una vez, aprendiste este patrón que ahora te requiere mucha energía, pero he de decirte que requiere la misma energía “ser libre”.

Si quieres revertir el bucle en el que te encuentras, no dudes en visitar nuestra web y empezaremos a trabajar de la mano.

Te mando un afectuoso saludo.