Nadie desearía tener que enfrentarse a situaciones difíciles en su vida.

No obstante, es natural vernos obligados hacer frente a vivencias dolorosas en algún momento de nuestro camino.

El crecimiento postraumático puede definirse como el cambio positivo que experimenta una persona al haber tocado fondo.

Parece difícil, porque ese total vacío nos quita el sentido vital y las ganas de luchar.

Sin embargo, es la experimentación de este trauma lo que nos abre camino para hacer algo diferente.

Pero… ¿Cómo llega nuestra mente y nuestro cuerpo a hacer un click que nos movilice hacia la acción?

Nuestra recomendación comienza por ir a terapia psicológica. El motivo es, porque este lugar nos proporciona la seguridad para poder externalizar el sufrimiento y objetividad para aprender del mismo.

En terapia comenzaras a soltar el sufrimiento innecesario, porque: “El dolor es inevitable. El sufrimiento opcional.”

Tendrás presente todas las veces anteriores donde si saliste del pozo. Y clasificarás lo que puedes hacer ahora. Tú propósito.

Buscarás cualidades en ti para reinvertirte y te dirigirás a la acción acompañado.

Si quieres salir, de lo que en poesía se conoce como “LA NOCHE OSCURA DEL ALMA.”

No dudes en visitarnos en tranquillum.es

TE ACOMPAÑAMOS