De cambiar tu vida cuando hay aspectos que no te hacen feliz…

De iniciar algo, de renunciar, e incluso de cambiar de opinión.

Y para ser libre…Sé coherente con tus valores.

Comprobarás que no eres tú sino el miedo, el que habla cuando no los tienes en cuenta para dirigir tu conducta.

Céntrate en el presente. Será un punto a favor para disfrutar del camino y sentirte satisfecho con tus acciones…

No escondas tu capacidad para fascinarte, incluso con las pequeñas cosas.

Continua cuidándote y conociéndote más a ti mismo.

Ser libre asusta y casi siempre es difícil, pero merece mucho la pena…

 

¿Te animas a dar el primer paso?