Hay días que nuestra mente es un buen lugar y otros menos, y eso está bien.