¿QUÉ SON?

Las expectativas son creencias personales sobre los sucesos que pueden o no pueden ocurrir.

Son suposiciones hacia el futuro, anticipaciones basadas en aspectos subjetivos y objetivos.

De hecho, las expectativas se desarrollan a partir de una compleja combinación de nuestros deseos, experiencias y conocimiento del entorno o de las personas que nos rodean.

El problema es que, a menudo, la balanza se inclina demasiado hacia los aspectos subjetivos y nuestras expectativas se vuelven irreales o incluso irracionales. Por ejemplo, existe la expectativa de que la vida debería ser justa.

“La vida no es justa. A las “personas buenas” les suceden cosas malas.”

Esto es un ejemplo de expectativa poco realista. Esperar que podamos librarnos de los problemas y dificultades solo porque somos “buenos”, puede ocasionarnos un terrible sufrimiento y una sensación de incapacidad para afrontar las situaciones.

Ser capaces de comprender los diferentes tipos de expectativas que alimentamos nos permitirá ajustarlas, de manera que sean más acordes a la realidad. Esto a su vez, generará menos sufrimiento en quienes las elaboran.

En el próximo post, hablaremos sobre los tipos de expectativas, no dudes en visitar nuestra página web.