Somos humanos.

Cometemos errores.

Y la pregunta es: ¿Por qué nos cuenta tanto perdonarnos?

Cuando sentimos que algo hemos hecho mal, es frecuente sentirnos culpables o avergonzarnos de lo que hemos hecho. Nos fustigamos y nos quedamos instalados en “lo he hecho mal”, sin darnos opción a mejoras y provocándonos un terrible daño hacia nosotros mismos.

Esta formula de nuestro cerebro, por raro que parezca, está diseñada para no gastar energía en movilizarnos hacia hacer las cosas de otro modo. Sin embargo, aunque sea común, no es del todo funcional por todo el daño que nos ocasiona.

Hay formas diferentes de lidiar con esto y aquí te explico un poco sobre ello:

  1. El primer paso es ser consciente de lo que estás haciendo: autosabotearte.
  2. Deber saber la diferencia entre sentirte culpa y sentirte responsable. La culpa te paraliza. La responsabilidad. Te moviliza a hacer las cosas de otro modo.
  3. No es bueno que generalices. Cambia el “yo soy” por “yo me he comportado.” Así asumimos que es normal cometer errores.

Si sientes que estos sentimientos están limitando tu vida, ponte en contacto con nosotros a través de tranquillum.es

La terapia del perdón te ayudará a vencer el autosabotaje y te movilizará hacia el cambio.

Te esperamos.