¡Hola a todos/a!

Hoy es el día de la Salud Mental, y como tal, me gustaría contarte algunos aspectos sobre ella.

¿Sabías que el 25% de la población tendrá algún trastorno mental a lo largo de su vida?

¿Sabías que el 10,86% de la ciudadanía de 15 o más años declara haber consumido tranquilizantes, relajantes o medicamentos para dormir?

¿Sabías que sólo en 2019, un informe de la OMS informó que casi mil millones de personas (un 14% de adolescentes de todo el mundo) estaban afectadas por un trastorno mental? (y los números se han agravado…)

¿O que los suicidios representan más de 1 de cada 100 muertes?

Son muchas las preguntas que debemos hacernos en este sentido, más aún un día como hoy.

Hablar de la importancia de la Salud Mental implica muchas cosas:

Implica superar el estigma.
Implica dejar de mirar mal a quien recibe terapia.
Implica aprender que sin salud mental NO hay salud.
Implica saber que si recibes terapia no eres menos “fuerte”.

Para ello, desde el equipo Tranquillum te aconsejamos que, siempre y cuando sientas que necesitas ayuda, acudas a un equipo psicológico especializado como el nuestro.

Acudir al psicólogo/a supone crecer y conocerte mejor, dedicar tiempo a tu salud mental, volver a vivir, que te escuchen sin juzgarte, curar tus heridas, aprender herramientas y gestionar tus emociones.

En el ámbito laboral, por su parte, la terapia psicológica aumenta tu productividad y la motivación en tu trabajo, mejora tus relaciones con los compañeros, disminuye el estrés y reduce los síntomas del “Burnout” (conocido como el síndrome del trabajador quemado).

Recuerda, la Salud Mental NO es cosa de locos, ¡es cosa de TODOS!