• Procura no culpar al otro por lo que tú estás experimentando. Los sentimientos son tuyos, independientemente de quien los produzca.  Puedes cambiar el “me estás haciendo daño” por “cuando sucedió, yo me sentí triste”.

 

  • Procura centrarte en el presente o el futuro en lugar de en el pasado. Es más adecuado actuar sobre el ahora ya que nos permite actuar, mientras que el pasado es incambiable. Es más adecuado decir: “la próxima vez me gustaría que lo hicieras así” en lugar de “nunca me haces caso”.

 

  • Procura ser concreto en lugar de generalizar. Céntrate en lo que hace la persona en lugar de en su forma de ser. Prueba con un: “Hoy estas algo enfadado ¿Te ocurre algo?”, en vez de “eres un borde, siempre igual”.

 

  • Intenta integrar “por favor” y “gracias” en tu declaración y elige un momento tranquilo y de intimidad para que se produzca la conversación.